Recibe un disparo en Su parte intima por un juego [email protected] que casi acaba en tragedia

Loading...

Un hombre ha sido condenado a 10 años de prisión por encañonar en la vagina a una mujer con la que estaba manteniendo relaciones sexuales. El arma se disparó por causas desconocidas cuando había penetrado a la mujer, por lo que las consecuencias habrían podido ser devastadoras.

Los hechos ocurrieron en el Britannia Hotel de Offerton, en Manchester, a donde el acusado llegó con su víctima de manera consensuada. Allí, según ha declarado, empleó un arma que había encontrado en los aseos de un pub de Leeds, a donde había acudido al servicio mientras esperaba un tren.

Cuando ambos se reunieron en la habitación del establecimiento, la mujer descubrió el arma y manifestó su deseo de ser encañonada, puesto que al parecer, era una fantasía sexual que había mantenido desde hacía tiempo.

La pareja bebió y consumió varios estupefacientes y, durante el coito, el hombre introdujo la pistola por la vagina de la mujer hasta que… finalmente… se disparó.

Las causas no han quedado claras, y es una de las líneas principales de la investigación, pero el acusado ha declarado que en el momento del suceso mantenía el dedo puesto en el gatillo. Quizás, en medio del acto y debido al consumo de drogas, se produjo el terrible desenlace.

Loading...


Cuando el arma se disparó, el hombre quedó en un principio paralizado, pero finalmente decidió huir despavorido para poder evitar cualquier problema con la Justicia. Al menos, tuvo el detalle de avisar a la recepción para que llamase a una ambulancia.

La mujer tenía la zona genital completamente destrozada y la rapidez de los efectivos de Emergencias fue vital para evitar un desenlace más dramático. La víctima yacía tirada en la cama y si nadie hubiese avisado a las autoridades, podría haber fallecido completamente desangrada. Sobrevivió, pero ahora sufre problemas derivados del suceso. En concreto, daños graves en la vejiga y en sus órganos reproductores que tendrá que sufrir durante el resto de su vida.

A pesar de que fue un juego consensuado, la Justicia ha decretado una pena de 10 años de prisión para el acusado, culpable de un delito de “posesión de arrma de fuego con la intención de poner en peligro la vida“.

Loading...
Loading...

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *