Puerto Rico vive situación de calamidad tras el paso de María

Loading...

San Juan, Puerto Rico

La crisis humanitaria provocada por el huracán María en Puerto Rico se agravó ayer en toda la isla, con pueblos sin agua potable, combustible, electricidad ni servicio telefónico.

Un grupo de alcaldes agobiados llegaron a la capital para reunirse con el gobernador Ricardo Rosselló, y le presentaron una larga lista de artículos que necesitan con urgencia.

La ciudad costera de Manati se quedó sin combustible y agua potable, dijo el alcalde José Sánchez González. El edil, entre lágrimas, relató que la histeria estaba empezando a extenderse. Agregó que el hospital local estaba a punto de colapsar. Pidió ayuda urgente.

Peligro por presa

El gobernador Rosselló pidió ayer a la población que habita en áreas cercanas a la presa de Guajataca que desalojen ante el peligro de que pueda romperse, dada la gran cantidad de lluvia recibida tras el paso el miércoles de María. Rosselló, que hizo un recorrido en helicóptero por el área, instó a la población a que siga las instrucciones de las autoridades y que no pongan en peligro la vida. Un video tomado desde un helicóptero mostró agua filtrándose de la presa.

La advertencia llega después de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (Fema) detectaran un riesgo de rotura, lo que dio paso a un plan de evacuación.

La odisea de la gasolina

Loading...

Cinco, seis, siete y hasta ocho horas esperan algunos puertorriqueños para abastecerse de gasolina, pues el huracán destrozó muchas estaciones de combustible en la isla y bloqueó varias vías, lo que dificulta el paso de los camiones cisterna.

Debido a que muchas de las gasolineras de municipios lejanos a San Juan quedaron destruidas, los habitantes se movilizan a las de la capital para buscar gasolina para autos y generadores de electricidad que usan por la caída del sistema eléctrico.

Tras todas las horas de espera, eso si, los ciudadanos solo pueden cargar la cantidad equivalente a 20 dólares por cliente para poder hacer una distribución equitativa.

Catástrofe histórica

Rosselló dijo ayer que, en lo que a daños materiales se refiere, el paso del huracán María por la isla, “es la mayor catástrofe en su historia moderna”.

Indicó que el huracán George (1998) dejó daños evaluados en entre 7,000 y 8,000 millones de dólares y las cifras del ciclón María “estarán muy por encima de esos números”.

Se refirió a la autorización de la Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico, de permitir al Gobierno de la isla a que “redistribuya” hasta 1,000 millones de dólares de su presupuesto para fondos de emergencia y explicó que se necesitará más dinero y que esa cantidad pues “no es suficiente” para hacer frente a los daños.

Loading...
Loading...

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *