El estado de salud de la joven herida por su pareja se deteriora cada vez más.

Loading...

Como ya todos sabemos, la joven Helen Suriel recibió tres impactos de bala por parte de su pareja, quien se quitó la vida luego de cometer el hecho, sucedido en Sabana Perdida en Santo Domingo.

Luego de eso habíamos informado que la joven había sido intervenida quirúrgicamente y que había salido bien de la operación, eso nos dio esperanza, pero ahora hay una mala noticia: El estado de salud de la joven se ha deteriorado demasiado y no se ve ningún avance, los médicos informan que solo la salva un milagro.

Una tía de ella publicó el siguiente mensaje en las redes sociales “Mi niña siempre estaré contigo no importa lo que pase yo te lo prometí, te dije que no te iba a dejar sola, pero no se puede hacer nada”

Por otro lado, en los últimos meses, el psicólogo Manuel María Heredia, padrastro de Helen Suriel le ofreció doce terapias gratuitas al agresor, José Miguel Hernández,  para evitar la tragedia que el pasado martes se ejecutó.

“Él nunca me dijo lo que sentía, lo que pasaba por su mente, pero yo me daba cuenta que algo estaba pasando con él, por eso le ofrecí mis servicios de forma gratuita y le daba las terapias. A veces estaba violento, y cuando yo hablaba con él, se calmaba y obedecía”, cuenta el padrastro de Helen.

Loading...

Hace un mes, debido a los problemas que tenía la pareja, Heredia llamó a Hernández y lo convenció de que le entregara su pistola. “Después de eso tuve que devolverle la pistola, porque él trabajaba como seguridad en una empresa privada y ellos fueron quienes le dieron la pistola”, afirmó Heredia.

“Hablaba con él y le decía que se fuera un rato al malecón, que leyera libros, que escuchara música clásica, que tome jugo, y eso también yo lo hacía porque me había enterado que él tenía intención suicida, porque se intentó matar cuando tenía doce años, y cuando una persona intenta contra su vida, tarde o temprano lo ejecuta”, dijo.

José Miguel no siguió el consejo y se fue a tomar alcohol a una discoteca, y para su sorpresa, allá se encontró a Helen, quien se había separado de él hacia algunos días.

Al mediodía del martes, José Miguel llegó a la casa de Heredia. “Estaba cabizbajo, triste y con depresión amorosa.

Yo le pregunté cómo estaba y me aseguró que bien. Me dijo inmediatamente que se iba y así lo hizo. Pasaron las horas y cuando dan las ocho de la noche suena el teléfono y es la otra hija de mi esposa anunciando la tragedia”, reveló Heredia.

A continuación, el video con los detalles:

Loading...
Loading...

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *