Dreamer hondureña: “Es el peor día de mi vida”

Loading...

Nueva Jersey, Estados Unidos

Pese a que el presidente de los Estados Unidos Donald Trump, acaba de hacer pasar a Erminia Munguía (22), el peor día de su vida, la joven oriunda de Tocoa, Colón, dice no sentir odio por el mandatario, ya que Dios la preparó para aceptar cualquier decisión que se tomara en torno a la eliminación del programa Daca.

“Llegue a este país con tan solo 5 años de edad, por la voluntad de Dios mi papá poseía el TPS, entonces nuestra vida era buena, ya que él podía proveer, lo más difícil que viví al llegar este país fue el racismo, sufrí mucho por mi apariencia y por no poder hablar inglés; pero eso no me detenía de luchar por mis sueños, en las escuelas a uno lo ven diferente al ser inmigrante, siempre tuve la fortaleza para luchar contra todo, hasta que me di cuenta que no tenía papeles es que sentí que habían barreras muy difíciles de derribar”, indicó la joven hondureña.

¿Cómo se dio cuenta de cuál era sus estatus legal en este país?

Cuando era un niña mi deseo era estudiar y darle una vida mejor a mis padres, en ese momento no te das cuenta de que existen estatus migratorios y fue hasta el día que quise conseguir un empleo que me dijeron: “Hello, tú no puedes trabajar, porque no tienes papeles”.

Recuerdo que estando en la escuela tomaríamos el examen de manejo y me pedían todos mis documentos para hacer el trámite y a propósito no lo pasé porque me daba vergüenza decirles que no tenía social, ni papeles.

Estas situaciones marcaron la vida de Erminia, quien a partir de aquel momento empezó a vivir la vida de un indocumentado en carne propia, esto pese a ver adoptado costumbres de sus amistades; en su mayoría jóvenes estadounidenses.

Su situación le llenaba de tristeza, el crecimiento de sus excompañeros le causaba un sentimiento de injusticia y un profundo dolor, que ni las sabias palabras de su madre pudieron aliviar.

“Me crié aquí, me siento como una americana más, he vivido entre ellos y bajo estas condiciones tuve que seguir luchando, mis amistades manejan sus carros, estudiaban, viajaban, hacían cosas que soñaba hacer. Entendí que no me podía enfermar, porque no tenía seguro como otras personas, comprendí que cada vez que visite un hospital, mi papa se veía en la necesidad de trabajar el doble para poder pagar los servicios y devolverme la salud”, relató con profundo malestar.

¿De qué manera el Daca le cambio su vida?

Cuando salió y supimos que podíamos aplicar, nos volvimos locos con mis padres, el día más feliz de mi vida, llenamos la aplicación inmediatamente y mientras la llenaba me sentía que explotaba de emoción, me imaginaba diciéndole a mis amigas que ando buscando trabajo, sacando mi licencia, estaba convencida que mi vida cambiaría y que esta sociedad me aceptaría y me abriría las puertas a una vida mejor, porque aunque nací en Honduras, esto (Estados Unidos) es todo lo que yo conozco, aunque para el presidente, yo solo sea una hispana indocumentada que no merece estar aquí.

Loading...

¿En qué otros aspectos le benefició este programa?

Mi vida cambió totalmente, me sentía aceptaba y capaz de luchar por mis sueños, inclusive cuando mis padres se dejaron, estaba en capacidad de asumir la responsabilidad de la casa y pagar todo, fue tan bueno que me permitió ser útil, me sentí realizada y me permitió salir de todas las deudas que teníamos.

¿Cómo queda ahora usted con esta decisión que ha tomado Donald Trump?

He vivido hoy el día más triste de mi vida, él no se imagina el daño que me está provocando, siempre soñaba con en el día en que tendría mi residencia y después cuando me haría ciudadana, pero hoy me he quedado a la deriva y con un futuro incierto. Mi plan es irme de este país y aunque yo no me crie en Honduras, entiendo que esa es mi tierra y de continuar esta situación así, no me quedara de otra que marcharme.

“No quiero vivir en un país donde hay tanto odio contra los que nacimos en otra tierra, si no sale una nueva ley que me ayude mientras se acaba este período de finalización del programa, me tendría que ir e iniciar una nueva vida allá, por lo menos sé que tendré la posibilidad de trabajar sin sentirme preocupada a ser rechazada”, enfatizó la joven residente de Nueva Jersey.

¿Derramó lágrimas al confirmarse esta noticia?

Desde la semana pasada que lo vi en las noticias me llené de tristeza, he pasado todos estos días pidiéndole a Dios para que hoy, no se confirmara esta noticia, esta mañana mi hermano me confirmó la noticia y mi corazón se llenó de tristeza, ya no podré volver a estudiar, tener hijos, trabajar o llevar una vida normal, toda mi vida cambió luego de esta determinación.

¿Si usted pudiera enviarle un mensaje a el Presidente en este momento que le diría?

Que entiendo lo que está haciendo, sé que su labor es enviar de vuelta a sus países a personas con antecedentes criminales y le apoyo en eso, sé que nadie tiene el derecho de venir a este país a robar y causar daño y se lo aplaudo, pero él tiene mal corazón, porque le está quitando un porvenir a muchas familias que lo que buscan es ganarse la vida decentemente y mejorarse sin tener un record criminal.

“Honestamente pase lo que pase, no tengo odio en contra del señor Trump, cada quien tiene sus opiniones acerca de cómo él hace las cosas, si el hizo eso es porque piensa que es lo mejor, pero me sorprende como él pueda ser tan injusto y destruirle la vida a miles de jóvenes, que aman a este país, que se sienten americanos como él y me frustra que él diga: No tu no naciste aquí vete para tu país, está mal, es terrible lo que él ha hecho y con tristeza y frustración debo aceptar su decisión”, concluyó la hondureña Munguía.

Loading...
Loading...

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *